¡Ahora yo!

A partir del número que digamos, cualquiera de los presentes puede decir el número siguiente a la vez que se levanta de la silla, pero con una condición: si nos levantamos dos a la vez hemos de comenzar de nuevo.

Se puede hacer de forma que vayamos consolidando decenas, es decir, comenzamos por el cero y si llegamos al 14, luego comenzaremos desde el 10.

Cada vez que juguemos a este juego anotaremos dónde nos hemos quedado, a ver si en unas cuantas sesiones somos capaces de llegar a 100.