Principio de unicidad

Los niños deben emplear una secuencia de etiquetas distintas o únicas.

Los números tienen una determinada forma de ser representados tanto a nivel oral como escrito. Se trata de la manera en que escribimos el número “cinco” por ejemplo o cómo lo pronunciamos. Siempre que decimos “cinco” designa, etiqueta y representa únicamente a ese número, diferenciándose así del resto. Tenemos como excepción al número “cuatro” que lo solemos representar a nivel escrito de dos modos distintos. No obstante son similares y no representa problema a nivel de discriminación por parte de los niños.