Atentos a los dedos

Cuento los dedos de una mano de manera que cada vez que lo hago cambio el orden en el conteo. Comenzamos por un lado, por el otro, por el centro… Ellos han de fijarse en si lo hacemos bien (que todos sean contados pero una sola vez). Si es así nos dirán ¡bieeeen!, de lo contrario ¡maaaal!

Contamos monedas en fila

Contarlas poniéndolas en fila. Primero en una dirección y les formulamos la siguiente pregunta: ¿si comenzamos por el otro lado tendremos las mismas? (formulación de hipótesis). Luego contamos y comprobamos sus hipótesis razonando sobre ello. Seguir el criterio anterior de buscar estrategias para no contar más de una vez cada elemento y que no se quede ninguno sin contar.

¿Cuántos somos?

En las rutinas de las mañanas contar los niños que han venido, sentados en círculo, cambiando el orden en que lo hacemos (buscando estrategias). Un día comenzamos por un lado, al día siguiente por el otro lado, luego por un niño cualquiera y buscamos la forma de “señalarlo” para no volverlo a contar (que se ponga de pie, cambiarlo de sitio…). Las estrategias las vamos acumulando y repasando cada vez que busquemos alguna nueva. Es muy importante que reflexionen sobre la necesidad de utilizar alguna estrategia si no queremos equivocarnos.